novedades

Novedades

Alimentación Saludable en la Oficina

Tener una alimentación correcta afecta la salud, nuestro estilo y calidad de vida. Por ello es importante tener en cuenta nuestras actividades diarias, en especial nuestro ritmo laboral cotidiano. Aquello que consumamos debe contribuir a nuestro desarrollo físico, rendimiento y mejorar nuestra productividad.


Es necesario señalar que el trabajo de oficina requiere una alimentación acorde a la cantidad de energía que allí se destina, al ser un trabajo mayormente estático, este es mínimo a nivel físico. Es por ello que debe haber en nuestra dieta una baja ingesta de hidratos de carbono, pero a su vez una nutrición completa y con sensación de saciedad para impedir consumir golosinas, demasiado café, gaseosas o cualquier otro producto que no aporte a la buena nutrición.

Recomendaciones

 

  • En caso que la mayor parte del día sea de carácter sedentario se deberá tener especial atención en cuanto al peso corporal y colesterol por lo cual la ingesta de carne debe ser en su preferencia blancas (pescados y pollo).
  • Elegir snack como frutas, yogures, barras de cereal o granola, frutos secos para los momentos de hambre.
  • Optar por alimentos en su versión integral (cómo en el caso del arroz y panes) para aportar mayor cantidad de fibra.

¿Cómo armamos nuestros platos?

Nuestras comidas debe respetar las cuatro leyes de la alimentación: cantidad, calidad, armonía y adecuación. Estas leyes se relacionan y se complementan entre sí y se resumen en una sola ley general: «La alimentación debe ser suficiente, completa, armónica y adecuada.»

A modo gráfico presentamos un plato con los porcentajes que debe cumplir para una persona con este tipo de ocupaciones, acompañado de un vaso de agua, aunque también se recomienda algún jugo natural evitando bebidas azucaradas o gaseosas: